"Me gustaría tenerte aquí, a mi lado, ahora, reírnos, abrazarnos, besarnos, pero no es tan fácil como escribirlo."

"No sé lo que vi en ti, sólo sé que no lo veo en nadie más.
Tal vez sea la forma en la que me hablaste la primera vez. En cómo mi corazón dio un vuelco al saber tus gustos. La forma en que te expresas y sonríes al hablar sobre lo que te apasiona. ¡Oh, Dios! Y que te apasionen las mismas cosas que a mí es algo extasiante y embriagador. Un escalofrío me recorre el cuerpo al hablar contigo y no sé por qué, pero por favor, cariño mío, no te detengas."